Archivo de la etiqueta: arts

La flor del Mal: Alegoría del triunfo de Venus, de Bronzino

Estándar

Hoy dedico la entrada del blog a un nuevo descubrimiento, una historia del arte llena de perversión, enfermedad y traición. Esta vez viajamos a 1503, en la Toscana, momento y lugar en el que Agnolo Bronzino se decidió a crear su obra maestra: Alegoría del triunfo de Venus.

¿Y qué tiene de especial esta obra tan cursi?” me preguntaba yo antes de mirarla a fondo. Pues seguid leyendo, que os llevaréis una sorpresa.

Alegoría del triunfo de Venus

Bronzino trabajó como pintor en la corte de Cosme I de Medici, un Gran Duque que era un crack. Llegó al poder con 17 años y se las arregló para controlar toda la Toscana y Siena, ideó los Jardines de Bóboli y apoyó la creación de la Universidad, consiguió imponentes avances en economía, arquitectura y arte… Además, plantó la semilla de la que hoy es la galería de arte más importante a nivel mundial. A la flor y nata de su tiempo se le caía la baba con Cosme, y Bronzino no iba a ser una excepción. Así que allí que se fue nuestro pintor para darle la brasa al muchacho (y conseguir su sueldecillo).

Pero volvamos al tema. Alegoría del triunfo de Venus (también conocida como Alegoría de la Pasión) es una obra maestra de la variedad y la intriga: en ella nada se entiende a simple vista. Hombres y mujeres de todas las edades y procedencias se mezclan haciendo contorsionismo como si fueran a rodar una peli porno. Y esto provoca que nuestra mirada se mueva en zigzag por el cuadro, sin entender muy bien qué pasa. ¡PUES MANOS A LA OBRA!

.

El amor: la semilla del mal

El elemento clave de esta obra es el poder destructivo del amor. “¿LO QUÉ?” os preguntaréis, patidifusos y asombrados. Pues así es. Si no os lo creéis, os lo voy a explicar.manzana-dorada-venus

En el centro del cuadro aparece Venus, desnuda y con la manzana dorada de la discordia en la mano. La misma manzana de oro que desencadena la guerra de Troya cuando Paris se la da a Helena. ¿Y qué más sabemos de las manzanas? Que en la cultura occidental representan el Pecado y la Tentación.

¿Y quién se besa tan sensualmente con esta señora? Pues ni más ni menos que su hijo, Cupido. Aquí el pintor la lía parda y convierte esta cursilada en un cuadro de incesto. Y encima le está haciendo la típica broma del Moc-Moc. ¡Para echarse las manos a la cabeza!

Mientras el niño alado se entretiene con esto, Venus aprovecha para robarle la flecha y dejarlo indefenso, con aires de triunfo. Una flecha que mata de verdad: Medio siglo antes de que Bronzino pintara esta obra, la sífilis había hecho su eclosión en Europa con efectos devastadores. Pronto los médicos se percataron de que se transmitía sexualmente, es decir, rindiendo culto a Venus. Y de ella se derivó el nombre de “enfermedad venérea”. El pintor lo tenía todo calculao.

En este abrazo erótico, Cupido casi aplasta con el pie a la paloma de la paz. ¿Está sugiriendo que es la pasión amorosa la que empieza las guerras y las disputas? ¿Qué nos quieres decir, Bronzino? ¿QUÉ?

Belleza, virtud y engaño

ninos-amor-venus-enganoTras esta pareja lujuriosa aparece un niño a punto de tirarles rosas para celebrarlo-aunque a mi me parece que van con fuerza y mala baba-. Tan contento está, que no se da cuenta de que se ha pinchado el pie con una espina.

Y tras él, una preciosa joven sostiene un panal de miel con gesto dulce. De nuevo simboliza el engaño.

mascarasY es que aunque va peinada y vestida como una encantadora dama noble, con su apetitoso panal dispuesto a ser regalado, esconde su aguijón con la otra mano. Si continuamos mirando y nos fijamos en su cuerpo, vemos que sus ropas se transforman en el cuerpo de una bestia venenosa semejante a un reptil. El engaño se representa en el arte mediante las máscaras, que también aparecen bajo el niño.

La maldad usa muchas máscaras, la más peligrosa es la máscara de la virtud Decían en Sleepy Hollow. Pues eso pensaba también Bronzino.

.

Locura y enfermedad: la sífilis

arte-locos-historia-arte-blog-alegoria-triunfo-venus-mil-historias-arte-blogDesde la Edad Media hasta el siglo XVII, los bufones de las cortes eran los locos, enajenados o discapacitados. La realeza y la aristocracia de toda Europa, en un alarde de crueldad bien vista por la sociedad, se divertían a su costa. La locura de Bronzino aparece en forma de un joven sonriente con cascabeles en los tobillos (el niño que hemos visto antes celebrando el beso erótico entre Venus y Cupido). ¿Qué representa? Este niño va corriendo para celebrar el amor, sin darse cuenta de que se pincha a cada paso -o quizá es que no le importan las consecuencias-. Representa el Placer Loco, que lleva a la perdición.

Pero no sólo eso. A la izquierda del cuadro aparece un hombre que se lleva las manos a la cabeza mientras grita, atormentado por una mente enferma. Este hombre se identifica clásicamente con los celos y la irracionalidad.

Pero en 1986, Conway llamó la atención sobre la presencia de signos de sífilis secundaria en este personaje. Su cabeza se retuerce de dolor, y la estruja entre sus dedos con nódulos muy visibles. Además ha perdido una uña por la enfermedad. La pérdida de dientes también puede ser relacionada al saturnismo o intoxicación por mercurio… muy utilizado en la época para tratar los casos de sífilis.
.

El Tiempo y el Olvido

1

Al fondo a la derecha, un anciano representa a Chronos, dios del Tiempo. Aparece con un reloj de arena a su espalda, y está descorriendo la cortina para desvelar lo que ocurre en el cuadro. En resumen, que ojito con lo que hacemos porque con el tiempo todo se sabe. El reloj de arena representa el fluir del tiempo, inevitable y guiándonos hacia el fin de nuestras vidas.

La última figura, en la esquina superior izquierda, es Oblivion (el Olvido).  Este personaje se encuentra tras el telón, con gesto entre sorprendido y afligido se pelea con el tiempo. Al olvido le falta la parte superior de su cabeza… que según algunos eruditos coincide con la parte del cráneo donde se encuentra la memoria. Posiblemente el personaje quiere esconder la verdad, sin embargo, el Padre Tiempo lo impide, «haciendo alusión a los retardados efectos de la sífilis».

.

.

Y a vosotros, ¿os parece ahora menos cursi Alegoría del triunfo de Venus?
¿Estáis de acuerdo con el mensaje de Bronzino en este cuadro?
¿Conocíais la obra?
Anuncios

TOLOUSE LAUTREC: ése encantador señor bajito de Moulin Rouge

Estándar

El 24 de Noviembre de 1864 nació Henri Marie Raymond de Toulouse-Lautrec-Montfa (fácil, ¿no?), más conocido como Tolouse Lautrec. Pues este niño pasaría a ser famoso en la Historia del Arte, y se le considera uno de los grandes pintores y dibujantes postimpresionistas de Francia. Realmente fue alguien importantísimo para el arte de su época, aunque parece que su fama ha quedado algo empañada por su pequeña estatura. Y es que la mayoría de la gente piensa en su 1’52 de altura cuando oye su nombre. Eso, y en su exaltación del alcoholismo, las prostitutas y la sífilis.

Imagen

De familia aristócrata, desde pequeño tuvo grandes problemas de salud debido al estrecho parentesco de sus padres: eran primos hermanos. En ésa época era costumbre de la nobleza concertar matrimonios entre familiares para evitarse divisiones de fortuna. Toulouse Lautrec fue el primogénito, y cuando tenía cuatro años nació su hermano pero no llegó a vivir dos años. Finalmente, tras muchos problemas familiares, el matrimonio se rompió y el pequeño Toulouse se quedó viviendo con su madre. A pesar de todo tuvo una infancia feliz, aunque padecía una enfermedad que impedía el crecimiento normal de los huesos que se agravó cuando se rompió las dos piernas en una desafortunada caída. Así empieza el gran sufrimiento del artista, que no pudo crecer normalmente y empezó a torturarse a causa de su físico.

Toulouse se refugió en la pintura, alejándose del estilo de vida aristócrata al que estaba destinado. Influenciado por la Bohemia se trasladó a Montmartre para vivir una vida nocturna de excesos, absenta y opio, que captaba con sus pinceles. En este momento de su vida empieza a aparecer por cabarets, teatros, salones y burdeles… frecuentaba locales como el mitificado Moulin Rouge, Le Chat Noir o Le Moulin de la GaletteLautrec se convirtió en el primer cronista de su época reflejando en sus obras todo tipo de personajes de la noche como prostitutas, actrices, chulos, hombres y mujeres del circo… y los ricos que, en secreto, disfrutaban de los servicios de los integrantes más denostados de la sociedad.

Imagen

En la época de Lautrec (dos últimas décadas del siglo XIX) el tema de los burdeles preocupaba muchísimo a la sociedad de París. Se intentaba controlar la situación mediante las casas de tolerancia, donde una madame controlaba y dominaba a unas cuantas sumisas; pero conforme avanzaban los años las chicas aprendieron a evitar la vara y fue creciendo la prostitución callejera (las insumisas) y las casas de tolerancia desaparecían, dejando en evidencia a los ricos que disfrutaban de los placeres que ofrecían.

¿Cuánto tiempo pasaba Toulouse Lautrec con las prostitutas? Hay quien dice que incluso pasaba temporadas viviendo en los burdeles pues en sus pinturas recoge detalles de la vida cotidiana de las chicas. Y es que las prostitutas son, para este pintor, más que cuerpos: son seres humanos. No las caricaturiza ni las pinta como seres atormentados, ni evidencia su situación con los hombres. Carece de prejuicios y sus retratos no son eróticos (salvando los de lesbianas). Bueno, sí, también hizo dibujos pornográficos… pero para sus amigos, que los coleccionaban. Se dice también que estaba enamorado de la belleza que él jamás podría alcanzar, encarnada en una joven prostituta que en varias ocasiones le hizo de modelo para algunos de sus dibujos.

Imagen

Descripción de Tolouse Lautrec según Jules Renard:

“Es un herrero diminuto con quevedos. Un pequeño saco divi­dido en dos, en el que coloca sus piernas. Labios gruesos y manos como las que dibuja, huesudas, con dedos anchos y separados, pulgares semicirculares. Suele hablar de las personas muy pe­queñas como dando a entender `bueno, ¡yo no soy tan bajo como eso!’. Al principio te hace sentir mal porque es tan pequeño; des­pués, le ves tan lleno de vida, tan amable, interrumpiendo sus fra­ses con pequeños gruñidos que salen de sus labios como pasa el viento por una puerta con burle­te. Es tan grande como su nom­bre. (…) Siempre el mismo gruñi­do, siempre el deseo de hablarte de cosas que ‘son tan estúpidas que son interesantes’. Y peque­ñas gotitas de saliva vuelan hacia sus barbas”.

Imagen

Claro, que sus obras no gustaban a todo el mundo: los más conservadores consideraban sus obras inmorales y escabrosas. Fue llamado “Quasimodo del arte” con gran crueldad, gnomo o, más vulgarmente, culo caído. Además la conocida vida de atroces borracheras y resacas le pasaba factura entre el público, pero quizá eso le ayudó a alcanzar mayor fama. Logró ver toda París empapelada con sus carteles e ilustraciones, aunque sus pinturas al óleo no lograron mucho éxito hasta después de su muerte.

Como pintaba con tanta intensidad como bebía, el alcoholismo lo condujo rápidamente a la muerte. En 1897 sufrió su primer ataque de delirium tremens, que le llevó a disparar con un revólver a telarañas imaginarias. Después de duros episodios maníacos, depresivos y delirantes tuvo que ser internado en un sanatorio mental del que solamente salió para ir a su casa a morir. Fue el 9 de septiembre de 1901. Tenía 37 años.

Imagen

En la película Moulin Rouge aparece un señor bohemio, encantador, feliz, con cierto enanismo… ¿Recordáis la canción inicial “The hills are alive with the sound of music“? Pues ahí está Lautrec, al que quisieron hacer un homenaje en dicha película.

En otro post hablaremos sobre una de sus obras, que a mí personalmente me parece que oculta mucho más de lo que percibimos a simple vista: BAILE EN EL MOULIN ROUGE o ENSAYO CON LAS NUEVAS. Ciertamente escalofriante la historia… pero reservémosla para otra ocasión 😉Imagen